jueves, 16 de febrero de 2012

AMPLIAMOS EL VOCABULARIO EN LAS AULAS DE INFANTIL

vocabulario




Cuantas veces nos hemos encontrado en con  compañeros que se quejan del reducido vocabulario que poseen sus alumnos. En la mayoría de los colegios donde hemos trabajado hemos observado, con asombro, como, cada año, los niños entran a las aulas de infantil más inmaduros y con el desarrollo lingüístico notablemente mermado. ¿Qué está pasando con nuestra sociedad?  Nos movemos en un entorno estresante el cuál no nos deja tiempo para dedicarle  a nuestros hijos, hablar con ellos, enriquecer su conocimiento y ampliar con ello su vocabulario... ! Es de locos!
Con esta preocupación y con las ganas de aportar nuestro granito de arena surgió la idea de un proyecto que llevamos a cabo una compañera y yo desde hace ya algunos años. Perseguíamos la idea de complementar la falta de equipaje lingüístico que veíamos en las aulas, así que nos centramos en ampliar su limitado vocabulario a través del trabajo de las palabras que destacaban en nuestra unidad, utilizando el juego para ello. Nuestra intención era la de trabajar con aquel grupo de léxico relacionado con el centro de interés, que se iría ampliando conforme los niños fuesen subiendo de nivel. No sólo se ampliaría la cantidad de palabras trabajadas sino la manera de asimilarlas. Y esto es lo que hicimos…
Elaboramos unos recursos con las palabras más destacadas de los centros de interés que estamos trabajando. Este material se irá complicando a medida que el alumno vaya adquiriendo la destreza en su utilización. En principio está pensado para fragmentarlo por niveles, aunque dependerá del grado de maduración del grupo clase en cuestión.
Después de reunir todas las palabras relacionadas con el centro de interés pasamos a elaborar una serie de tarjetas donde se observa la imagen de la palabra que se va a trabajar y su representación gráfica. Las letras están escritas en una tarjeta aparte, con el mismo dibujo en pequeño que la imagen principal. La actividad consistirá , en primer lugar, en pasar todas las palabras a los niños para un primer contacto. Se le muestran las palabras en grupos de tres cada día.


PRIMER PASO:
-Pasamos las tres tarjetas. Las nombramos y describimos las imágenes que se ven en ellas. Hablamos y hacemos frases con las mismas. Jugamos a buscar palabras que suenen como ellas. Las dibujamos en un folio.
SEGUNDO PASO:
.Cuando ya hemos mostrado todo el vocabulario relacionado con el centro de interés que nos ocupa, mostramos las tarjetas que tienen la representación gráfica. Jugamos entonces a buscar y pegar la palabra con su dibujo correspondiente.

                                    
Cuando los alumnos han adquirido la dinámica del juego complicamos la tarea. Esta vez no habrá imagen grande sino que jugaremos con las tarjetas pequeñas. La actividad será parecida a la anterior.
            PRIMER PASO:
            -Mostraremos todas las tarjetas y jugaremos con ellas. Diremos su significado, construiremos frases con ellas, buscaremos las vocales que estamos trabajando, contaremos sus sílabas y las clasificaremos según sean largas o cortas. Las escribiremos en la pizarra y las copiaremos en un folio. Después dibujaremos lo que representan. En caso de saber leerlas podremos realizar una lectura colectiva o individual. Las actividades podrán ir ampliándose a medida que el alumno vaya madurando.
            SEGUNDO PASO:
            .Colocaremos todas estas tarjetas en el rincón de pre-lectura y pre-escritura para que jueguen con ellas.
                 Después de manejar con soltura el vocabulario con las tarjetas escritas, pasaremos a ampliar la dificultad de las mismas. Esta vez, se eliminará el dibujo y se  dejarán exclusivamente con la palabra. Podemos reutilizar la imagen para que busquen el significado de lo que han leído. Si se coloca en los rincones de letras también sirven para copiarlas.  Los juegos se pueden  ejecutar en sesiones de quince a treinta minutos diariamente en la asamblea, o se pueden alternar como se desee. Todo el material se colocará después de ser trabajado en los rincones para que los niños puedan utilizarlos.
El material que utilizamos en nuestras aulas es de elaboración propia y se ha ido ampliando según la demanda del grupo clase. Esto facilita la adaptación del mismo a la demanda del alumnado lo que nos ha posibilitado llegar a cada uno de los niveles individuales de nuestros niños.
Esta experiencia nos ha enseñado que los niños están receptivos a cualquier conocimiento que les propongamos y que, si lo hacemos a través del juego estarán más receptivos a su asimilación. Esperamos que con este artículo sirva, nuestra humilde experiencia, a otros compañeros docentes para darles una nueva visión del trabajo del vocabulario.

Esperamos que nuestra experiencia les sirva de ayuda a todos los que lean este blog.

AUTORAS: BEGOÑA QUEVEDO CEDRÉS
                    CAROLINA RAMÍREZ HERNÁNDEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...