viernes, 13 de abril de 2012

CUENTO: " LA MOSCA"

Como ya adelantamos en la entrada anterior, con motivo del día del libro estamos llevando a cabo en las aulas de Infantil  una tarea denominada " Pequeños Artistas". La finalidad de la misma será la creación de una exposición en el RAM BAJO, con todos los trabajos realizados a partir del cuento " La mosca", perteneciente al libro " Un abrazo de cuentos". Para que conozcan este relato aquí se los dejo por si les apetece leerlo en casa.

LA MOSCA
En medio de una selva, de una selva tenebrosa, vivía Felipe, una mosca a la que le encantaba cenar tranquila. Su casa era una caja de cartón.
         Felipe vivía solo. Hace un tiempo, compartió su casa con tres primos. Un día decidieron irse a vivir a la ciudad, pero él seguía prefiriendo los ruidos de la selva al bullicio de las calles y los frenazos de los coches.
         Un día, cuando estaba a punto de comenzar a cenar, alguien llamó a su puerta apresuradamente.
POM,POM,POM
-¿Quién es?-preguntó la mosca desde la cocina.
-Soy yo, el león, el rey de esta selva tenebrosa-contestó con voz de rey para impresionar a la mosca.
-¡Pero, león! ¿Qué hacer por aquí a estas horas?
-Iba paseando cuando un aire me despeluzó mi melena real. Fui al peluquero, pero ya había cerrado. No iba a ir andando por la selva con estos pelos…
Imagínate lo que diría la gente: “Por ahí va el león, el rey de la selva tenebrosa, ese, el de la melena despeinada”. La peluquería no abre hasta mañana a las diez y me da algo de miedo volver solo a mi guarida. ¿No te importa dejarme entrar y pasar la noche en tu casa?
-Claro que no, porque si en mi casa quepo yo, también cabe un melenudo león.
         Al rato, cuando la mosca estaba a punto de comenzar a cenar…
PUM,PUM,PUM
-¿Quién es?
-Soy yo mosca. El elefante.
-¡Pero, elefante ¡ ¿Qué haces a estas horas por aquí?
-Estaba dándome un baño de barro. Fui a coger agua para enjuagarme y me di cuenta de que se habían tupido los orificios de mi trompa. Fui al fontanero, pero ya había cerrado el taller y no abre hasta mañana a las ocho. Imagínate lo que diría la gente: “Mira, por ahí va el elefante, con barro hasta las orejas”. Me da miedo volver solo a la manada a estas horas. ¿No te importa dejarme pasar la noche en tu casa?
-Claro que no, porque si en mi casa cabe un melenudo león, también cabe un elefante trompeta.
Al rato, cuando Felipe estaba a punto de comenzar a cenar…
PIM, PIM, PIM
-¿Quién es?
-Soy yo mosca, la serpiente- contestó el ofidio, con voz seseante para parecer más serpiente.
-Pero, ¿qué haces por aquí a estas horas, serpiente?
-Estaba arrastrándome por la selva tenebrosa, cuando sentí frío. Miré para atrás y comprobé horrorizada que estaba mudando la piel. Imagínate lo que diría la gente: “Por ahí va la serpiente, desnuda por la selva, ¡qué desvergonzada ¡Fui al costurero, pero ya había cerrado y no abre hasta mañana a las nueve. Y me da miedo regresar a estas horas a mi madriguera. ¿No te importa dejarme entrar en tu casa?-preguntó titubeante el ofidio.
-Claro que no, serpiente- respondió Felipe_, porque si en mi casa cabe un melenudo león y un elefante trompeta, también cabe una serpiente en forma de ese.
Al rato, cuando la mosca estaba a punto de comenzar a cenar…
PAM, PAM, PAM
-¿Quién es?
-Soy yo mosca, la tigresa.
-Pero, tigresa, ¿qué haces por aquí a estas horas?
-Estaba saltando por ahí y rugiendo por allá, cuando me sentí extraña. Cuál fue mi sorpresa, al mirarme el lomo…!me faltaba una raya! Imagínate lo que podría decir la gente: “Mira por ahí va la tigresa, con una raya menos”. Fui a hablar con el pintor y no me puede atender hasta mañana a las once y veinte. ¿No te importa dejarme pasar la noche en tu casa? Es que a estas horas me da miedo volver con la manada-suplicó la tigresa.
-Claro que no, tigresa-respondió la mosca-, porque si en mi casa cabe un león melenudo, un elefante trompeta y una serpiente en forma de ese, también cabe una tigresa rayada.
         Al rato, cuando Felipe estaba a punto de comenzar a cenar….
TIN, TIN, TIN…
-¿Quién es?
-Mosca, soy yo.
-Pero, amiga, no me digas que no resulta extraño ver a una pulga sola por aquí a estas horas de la noche?
-Así es, amiga mosca. Pero es que se me escapó el perro de las diez-respondió la pulga saltona- y hasta mañana a las siete y cuarto no sale el otro perro. Imagínate lo que diría la gente: “Mira la pulga, dando botes sin su perro”. ¡Sería inaguantable¡ ¿No te importa dejarme pasar la noche en tu casa?
-Claro que no, pulga- respondió la mosca- porque si en mi casa cabe un melenudo león, un elefante trompeta, una serpiente en forma de ese y una tigresa  rayada, también cabe una pulga saltona.
         Y, cuando la pulga entró, la casa empezó a hincharse, hincharse, hincharse y boom, ¡explotó ¡y todos volaron por los aires.
         El melenudo león se agarró de 
         El elefante trompeta atrapó con su trompa una nube y comenzó a descender despacito, despacito, despacito
La serpiente en forma de ese se enroscó en una nube y comenzó a planear despacito, despacito, despacito.
La tigresa rayada se enganchó con sus patas a una nube y comenzó a balancearse despacito, despacito, despacito.
Y la pulga, saltando, saltando de nube en nube y columpiándose en el viento, llegó al suelo despacito, despacito, despacito.
         Y Felipe se quedó sentado en la mesa de su cocina, en medio de la selva tenebrosa, y pudo, por fin, comenzar a cenar hasta que….
POM, POM, POM
PUM, PUM, PUM
PIM, PIM, PIM
PAM, PAM, PAM
TIN, TIN, TIN
                                AUTOR: DANIEL MARTÍN CASTELLANO


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...